miércoles, 16 de octubre de 2013

POSICIÓN DEL MOVIAC ANTE LOS AGROTÓXICOS

El Movimiento de Víctimas, Afectadas y Afectados por el Cambio Climático y Corporaciones MOVIAC, en el Día Mundial de la Alimentación manifiesta lo siguiente:

En las últimas semanas se ha tenido una discusión pública sobre los pesticidas utilizados en la agricultura, en particular ante los numerosos casos de muertes por insuficiencia renal en varias partes del país. Varios organismos de la sociedad civil hemos pedido que se prohíba el uso de esos tóxicos por los altos daños que ocasionan a la salud de las personas y al ambiente, de hecho el MOVIAC solicitó a la Asamblea Legislativa la formación de una comisión para promover en el país una agricultura libre de tóxicos. La Asamblea emitió un decreto prohibiendo el uso de 53 químicos, las organizaciones que se benefician económicamente de la venta y uso de esos tóxicos han reaccionado rabiosamente, manifestado que no existen pruebas sobre su impacto en las enfermedades renales crónicas y que esa prohibición va a agravar la situación alimentaria del país. El Presidente de la República observó dicho decreto buscando excluir a 11 químicos de esa lista, ahora la Asamblea Legislativa deberá decidir si acepta esas observaciones o continúa con su decreto original.

Ante esta discusión el MOVIAC manifiesta lo siguiente:

1.Los pesticidas utilizados en la agricultura han sido hechos para matar, muchos de ellos destruyen el sistema nervioso de los insectos. El problema es que la intoxicación no discrimina a que insectos matar sino que acaba con muchos otros insectos beneficiosos para la agricultura como las abejas, con multitud de pájaros y con el propio ser humano. Han habido ocasiones donde por accidente o en forma intencional algún ser humano ingiere estos pesticidas y provoca su muerte. Cuestionar la toxicidad de estos químicos es como cuestionar que el fuego quema.

2.Si el consumo directo de estos tóxicos es capaz de provocar la muerte en un ser humano, lo que se conoce como intoxicación aguda, su contacto con tóxicos menos concentrados, ya sea por el aire a través de fumigaciones, residuos de los tóxicos en el agua o en los alimentos o por contacto con la piel, sobre todo cuando es por mucho tiempo como ocurre con los trabajadores agrícolas, vecinos de los centros de cultivo o consumo habitual de alimentos con residuos tóxicos, deberán forzosamente generar un impacto dañino en la salud las personas. Es tarea de la ciencia médica establecer cuál es ese impacto específico y de hecho ya lo ha venido haciendo por más de medio siglo, asociando el uso de diferentes químicos a diferentes enfermedades como casi todos los tipos de cáncer, desórdenes neurodegenerativos como Parkinson y Alzheimer, nefropatías como las enfermedades renales, malformaciones congénitas, problemas cardiovasculares, diabetes, etc. Pedir evidencia que estos químicos son responsables de enfermedades, de nuevo es como pedir evidencias que el fuego quema.

3.Los químicos destruyen a los insectos atacando sus órganos internos, el problema es que estos insectos tienen un ciclo reproductivo de pocas semanas, entonces las nuevas generaciones van apareciendo con resistencia a estos tóxicos y la respuesta de las corporaciones es producir tóxicos cada vez más fuertes generando más impacto en los seres humanos.

4.Estos tóxicos son altamente persistentes, transcurre el tiempo y todavía existen sin degradarse, además son bío-acumulativos, por ejemplo si un pez pequeño absorbe tóxicos, estos son transferidos a un pez de mayor tamaño cuando se alimenta del pez pequeño y luego los tóxicos terminan en el plato del consumidor, igualmente los tóxicos en la grama se transfieren a la leche de la vaca que se alimenta de esa grama y terminan en el queso que se compra en el supermercado.

5.La venta de tóxicos es un negocio muy lucrativo de grandes corporaciones y de sus distribuidores en todo el mundo, a eso se debe la férrea oposición de agro negocios a que se prohíba el uso de esos tóxicos en el país. Dejar de usar tóxicos significa dejar de gastar dinero que solo beneficia a estas corporaciones, además significa también reducir la dependencia económica del país con respecto a las corporaciones y por lo tanto fortalecer la economía nacional.

6.En la naturaleza existen mecanismos de balance que aseguran su funcionamiento. Esto significa que para cada insecto existe su depredador, o sea que todas las plagas pueden ser controladas con métodos orgánicos, de hecho así se hacía antes que las corporaciones produjeran los tóxicos, inclusive así se hace todavía en muchos lugares donde se produce en forma orgánica. Lo que se debe hacer en la actualidad es investigar cuales son los procesos que se necesitan para el control orgánico de las diferentes plagas, muchos de ellos ya son del conocimiento del sector campesino del país, otros habrá que investigarlos en las universidades o centros agrícolas.

7.En la naturaleza no existen las plantaciones de monocultivos, sino que todo se hace en un marco de potenciar la diversidad biológica, esto significa que las grandes plantaciones de monocultivos promovidas por las agro industrias son contrarias al funcionamiento de la naturaleza y por eso favorecen la diseminación de plagas y por lo tanto demandan grandes cantidades de tóxicos químicos con los impactos ya señalados.

8.La producción alimentaria debe por lo tanto hacerse en un ambiente con amplia diversidad biológica, esto significa promover parcelas descentralizadas en muchas partes del territorio nacional, ya que no solo son una defensa contra los insectos sino que además constituyen un margen de seguridad ante las amenazas del cambio climático que su daño suele concentrarse en regiones específicas.

9.El suelo salvadoreño ha sido fuertemente degradado, no solo por los procesos de deforestación sino también por el uso de químicos en grandes plantaciones de monocultivos, esto significa que el suelo se está volviendo un bien cada vez más escaso. Ante esta realidad ambiental y otros aspectos sociales, hay que dedicar la tierra para producir alimentos y no para producir cosechas con fines energéticos como los agrocombustibles.

10.En aras de consumir alimentos sanos también es importante rechazar los cultivos transgénicos, de hecho las mismas corporaciones que producen las semillas transgénicas producen los pesticidas para acompañarlos. Con semillas transgénicas las corporaciones buscan apoderarse del proceso de producción alimentaria, controlando las patentes y demandando regalías por el uso de los insumos, generando simultáneamente graves procesos de contaminación y fortaleciendo la dependencia del país del exterior en áreas tan sensibles como la alimentación.

En vista de todo lo anterior el MOVIAC se plantea como objetivo último: La defensa de la vida y del territorio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada